La bicicleta de empresa se democratiza

La demanda de bicicletas de empresa se ha disparado desde el lanzamiento de la contención. Por lo tanto, los empleadores preocupados por los peligros para la salud en relación con la epidemia de Covid-19 desean ofrecer a sus empleados una solución diferente al transporte público. El cofundador del grupo Zenride, empresa que despliega flotas de bicicletas para empresas, confirmó que la demanda se ha quintuplicado desde la crisis, lo que se traduce en alrededor de 70 solicitudes semanales.

El concepto de bicicleta funcional, más ventajoso que las bicicletas de autoservicio, es sencillo. Se define por la asignación de una bicicleta eléctrica o convencional, mediante alquiler o compra por parte de la empresa interesada, a cada uno de sus empleados. Al final, el principio se asemeja al del coche de la empresa, pero con el lado respetuoso del medio ambiente además …

Fortalezas en relación con la fiscalidad

Considere un presupuesto mensual de entre sesenta y cien dólares, según el modelo de bicicleta. Sin embargo, las empresas que ofrecen este tipo de servicio aconsejan a los empresarios que no se hagan cargo de él por completo, en aras de empoderar al empleado para que este mantenga su ciclo en un estado correcto. Evidentemente, el empleado puede utilizar su bicicleta durante sus vacaciones y fines de semana.

En términos de tributación, existe una ventaja para la sociedad, que se beneficia de una reducción en los impuestos corporativos. Esta reducción es del 25% respecto al alquiler por contrato de al menos tres años o, si se adquieren las bicicletas, una cuarta parte del importe destinado a depreciación. Dado que la bicicleta de la empresa no es un beneficio en especie desde el punto de vista de la URSSAF, el empleado puede seguir obteniendo legalmente el descuento (del empleador) del cincuenta por ciento de su suscripción al transporte público.

Puede interesarte  Coches híbridos, híbridos enchufables y eléctricos: el futuro de la movilidad

A diferencia del paquete de “movilidad sostenible” (que reemplaza la asignación por kilómetros en bicicleta), no existe un umbral de gasto para beneficiarse de las diversas ventajas. En cuanto al paquete de “movilidad sostenible”, está por su parte restringido con un tope anual de 400 euros para beneficiarse de la cancelación de cargas sociales y fiscales.

El ciclismo reduce el absentismo

La popularización de la bicicleta funcional también se debe a los proveedores de servicios que, con el tiempo, son cada vez más especializados. Según el cofundador del grupo de Burdeos Bee-cycle, esto es positivo ya que las empresas tendían a dejar el ciclismo. La mayoría de las veces, las empresas ofrecían una bicicleta compartida simple (autoservicio) con muchas restricciones y limitaciones de uso. Actualmente, las ofertas de servicios van desde la gestión de flotas hasta el mantenimiento. Incluso hay quienes llegan a ofrecer accesorios o incluso seguros.

En el mercado, las empresas también ofrecen formación en ciclismo urbano, como es el caso del grupo 2R Aventure. Ofrecemos apoyo a los empleados para que sean conscientes del aspecto de la seguridad, o para que aprendan a elegir una ruta o cargar correctamente su bicicleta. La misma idea en Zenride: proporcionamos una guía para ciclistas urbanos sobre las prácticas correctas de conducción para optimizar la vida diaria de los empleados, pero también para limitar el peligro de accidentes tanto como sea posible.

Todo el mundo es un ganador

Hay muchos beneficios indirectos de usar una bicicleta funcional. De hecho, esto permite que la empresa se beneficie de un empleado con buena salud y con una mejor calidad de vida. Por tanto, su productividad es óptima y la empresa es realmente ganadora. El empleado también disfruta de ventajas, ya que el uso sostenido de la bicicleta optimiza la calidad de vida y reduce los problemas cardiovasculares.

Puede interesarte  ¡3 cosas que no sabías sobre los drones!

Los estudios sobre movilidad llegan incluso a concluir que sus beneficios para la salud reducen el absentismo. Hace varios años, un estudio de Medef incluso reveló que un empleado que practica actividad física continua ve cómo su productividad aumenta entre un seis y un nueve por ciento.

Deja tu opinión